Por amor al cerdo

En Lomarosa, somos amantes del cerdo. Desde la crianza de los animales hasta que el corte llega a la mesa de nuestros clientes, cuidamos cada detalle para asegurar un producto de excelente calidad.

¡Es lo que nos define!

¿Por qué comer carne de cerdo?

Además de ser una carne de un extraordinario sabor, el cerdo está lleno de beneficios para nuestro cuerpo y está ampliamente recomendado como parte fundamental de una dieta balanceada. Cada día, la ciencia descubre más y más características de este animal, que sirven para romper los mitos y estigmas relacionados a su consumo.

¡Estas son algunas de las razones por las que deberías agregar el cerdo a tus comidas!

La carne de cerdo tiene menos grasa que la de otros animales

A diferencia de lo que se cree comúnmente, la carne de cerdo puede ser tan magra como una pechuga de pollo sin piel, dependiendo del área de corte y la alimentación del cerdo. Su perfil lipídico consiste principalmente en ácido oleico (48%), el cual tiene un efecto cardioprotector y ayuda a equilibrar los niveles de colesterol en el organismo.

Esto la hace ideal para el consumo de aquellas personas que están tratando de reducir su consumo de grasa.

Es rica en vitaminas, minerales y otros nutrientes

La carne de cerdo no solo es baja en grasa; también tiene un alto contenido de vitaminas y minerales que ayudan al desarrollo y mantenimiento de nuestro cuerpo. Es especialmente rica en vitamina B1 (¡hasta 10 veces más que otras carnes!), la cual actúa en el metabolismo de las grasas y carbohidratos, ayudando a convertir los alimentos que consumimos en energía.

También aporta hierro, zinc, fósforo y potasio en abundancia.

Tiene un alto contenido proteico

Los cortes extramagros y magros tienen un contenido proteico superior al 20% por cada 100gr de cerdo y son una fuente natural de aminoácidos para el desarrollo muscular del cuerpo. Sumado a su bajo contenido de grasas, la carne de cerdo es muy recomendada como parte de una dieta balanceada y puede ser muy beneficiosa para los deportistas.

Es de fácil digestión

Debido a su consistencia y composición, la carne de cerdo es fácil de comer y de ligera digestión. Esto hace que sea sencillo incorporarla en la dieta de todo tipo de personas, desde niños hasta adultos mayores.

Es muy versátil al momento de cocinar

Casi todo el cuerpo del cerdo es apto para el consumo humano, por lo que su carne es una de las más apreciadas en todo el mundo. Esto se traduce en una mayor variedad de sabores, consistencias y valores nutricionales que puedes agregar a tu plato, dependiendo del corte que elijas.

Tipos de cerdo

La mayoría de los cerdos que se crían en Colombia son originarios de otras partes del mundo, sin embargo, también existen razas criollas, que se adaptaron a la geografía del país y cuentan con características muy diferentes a las razas europeas. Las características de las diferentes razas juegan un papel en las cualidades de la carne obtenida.

Estas son algunas de las más populares.

Hampshire

Esta raza, originaria de Inglaterra, se caracteriza por ser de un color negro intenso, interrumpido por una franja de piel clara que va desde las pezuñas delanteras hasta la cruz. Es bastante apreciado por su carne magra, alto rendimiento en canal y capacidad reproductora.

Duroc Jersey

Los cerdos Duroc son de apariencia rústica y color parduzco, y suelen reconocerse por sus orejas inclinadas hacia el frente y cabeza pequeña. Tienen alta producción lechera y un buen promedio de lechones por camada, conversión alimenticia y crecimiento.

Pietrain Belga

Caracterizado por su perfil cóncavo y orejas rectas, el Pietrain es un cerdo de origen belga y excelente producción de carne magra (más del 60%), especialmente en relación a jamones, perniles y lomo. Su rendimiento de canal es alto, pero su conversión alimenticia es baja.

Landrace

Los cerdos Landrace son conocidos por ser óptimos para la producción de carne de primera calidad. Son bastante prolíficos, con un promedio de 12 lechones por camada. Debido a su docilidad, es fácil trabajar con ellos y tienen un alto rendimiento en canal.

Yorkshire

Son cerdos de apariencia maciza, conocidos por su capa totalmente blanca y orejas levantadas. Se adapta con facilidad a diferentes tipos de clima y se destaca por alcanzar, generalmente, una mayor longitud que otras razas.

Criollos

Existen 3 razas autóctonas de nuestro país, adaptados a las características particulares de la Orinoquía: Zungo, Casco de Mula y Sanpedreña. Aunque no se crían extensivamente, ya que son incapaces de competir con el rendimiento de otras razas, tienen la ventaja de que pueden criarse en rusticidad. Son capaces de alimentarse por cuenta propia e incluso criar a sus lechones sin ayuda.

¿Te gustaría conocer más sobre los cerdos que criamos en Lomarosa? Visita nuestro blog y mantente informado sobre todas las novedades de nuestra granja y la industria.

Cortes de cerdo más populares en Colombia

Los colombianos amamos comer cerdo, ¡en Lomarosa lo sabemos muy bien!

Bondiola

La bondiola es un corte tierno y jugoso, extraído de la parte posterior del pescuezo del cerdo, conocida como aguja. Su combinación entre carne magra y vetas de grasa le da un sabor único, además de un alto contenido proteico.

Este corte es muy apreciado en la gastronomía, tanto para cocinar como para preparar fiambres.

Chuletas

Se trata de la carne ubicada en la zona de las costillas del cerdo, cortada, por lo general, con la sección de costilla que la acompaña. Debido a su sabor, consistencia y facilidad de preparación, es una de los cortes más consumidos en el mundo. Puede prepararse de todo tipo de formas, ya sea a la parrilla, fritas en su grasa, e incluso guisada.

Dejar el hueso de las chuletas puede ayudar a potenciar el sabor de los guisos, además de darle un aspecto apetitoso al plato.

Lomo

La parte superior central del cerdo es conocida como lomo. Se obtiene al separar la carne de las costillas y se caracteriza por ser un corte magro, de gran sabor. Suele prepararse entera, al horno, o fileteada, a la parrilla. En muchos países, es común comer este corte en reuniones grandes u otras ocasiones especiales, ya que su tamaño favorece las cocciones lentas y las conversaciones largas.

Existe una manera muy sencilla de mejorar el sabor y apariencia del lomo asado: simplemente cocínalo con la parte grasa hacia arriba. Así, la grasa que se derrite ayuda a confitar la carne de manera natural, sin necesidad de emplear aceites.

Pernil o pierna

La pierna de cerdo, también conocida como pernil, es la extremidad trasera del cerdo y uno de los cortes más magros de este animal. Su suave sabor combina con una gran variedad de complementos y es particularmente deliciosa preparada al horno, con un buen marinado que realce su textura y sabor.

Si quieres experimentar el sabor de un pernil horneado, en Lomarosa te recomendamos evitar pinchar la carne durante su preparación, ya que esto permite que escapen los jugos y podría resultar en una carne extremadamente seca. Lo ideal es utilizar espátulas o pinzas para girar la carne sin comprometer la integridad de la pieza.

Tocino, tocineta y panceta

Estos cortes se extraen del área que se extiende entre el vientre y el estómago del cerdo. Está compuesta por una combinación de carnes grasas y magras, en cantidades que varían: el tocino está compuesto principalmente por grasas, por lo que es bastante apreciado para dar sabor a guisos, mientras que la panceta es la parte con mayor concentración cárnica.

Para una panceta frita perfecta, cocínalas a fuego bajo, en su propia grasa, y muévelas constantemente para evitar que se encojan demasiado o se quemen. ¡Recuerda que puedes aprovechar la grasa para preparar otros platos al terminar!

Costilla

El costillar del cerdo ofrece una experiencia única, tanto para el cocinero como para el comensal, debido a su alternancia entre carne y hueso. Su mezcla de carnes magras y grasas resulta en una pieza muy jugosa, de sabor potente, al prepararla. Son populares al horno, parrilla y estofados.

El secreto para unas costillas a la parrilla jugosas es cocinar el costillar en una sola pieza, ya que evita que los líquidos de la carne se pierdan. Marinar la carne antes de cocinarla, además de reforzar el sabor del costillar, también aporta humedad adicional que puede ser útil.

¡Visita nuestro catálogo de productos y explora todas las opciones que tenemos para ti!

Cómo elegir una buena carne de cerdo

Descubre las características que hacen de los cortes Lomarosa los mejores del mercado.

Debido a la cantidad de cortes que se extraen del cerdo, elegir una buena carne puede parecer intimidante, pero ¡nada más alejado de la realidad! Existen ciertas características únicas de la carne de cerdo, que pueden ayudarte a diferenciar un corte de calidad de otro que no lo es.

Color

El color de la carne debe ser de un rosa limpio, con aspecto jugoso, pero no grasiento. Dependiendo del corte, puede variar entre tonos más claros o más oscuros, pero siempre rosa. Si la carne se ve amarillenta, evita su consumo.

Marmoleo

La grasa en la carne varía mucho en función del corte, desde una infiltración de grasa nula, hasta muy abundante. Por ello, es más importante fijarse en las características de la grasa en lugar de la cantidad: debe ser blanca y firme, sin mostrar una apariencia aceitosa o derretirse.

Firmeza

La firmeza de la carne está directamente relacionada con su calidad. Al comprar cerdo, asegúrate de escoger las piezas que tengan una consistencia sólida, sin llegar a ser dura, y seca. Los cortes fibrosos, duros y de sensación grasienta al tacto, tienen una calidad inferior.

Al comprar cortes Lomarosa, recibes un producto de la mejor calidad, elaborado a partir de animales criados en condiciones óptimas para la producción de una carne impecable, lista para ser cocinada.

Conoce nuestro catálogo de cortes premium aquí.

Principales métodos de preparación de la carne porcina

¡Delicioso como sea!

La carne de cerdo es una de las más versátiles conocidas por el ser humano, ya que el cerdo se puede aprovechar casi por completo, lo que otorga una amplia variedad de cortes con diferentes características con las cuales cocinar. ¡Perfecta para aquellos que aman experimentar nuevas formas de comer!

Asado

Cuando se habla de cerdo, la parrilla o asador no puede faltar. Preparar la carne del cerdo a la parrilla es una excelente forma de realzar su sabor natural, conservar su valor nutricional y evitar el aumento calórico típico de otros métodos, como freírla.

Por lo general, el tiempo de cocción es menor, en comparación con otros métodos, y permite tener un mejor control del estado de la carne. Las costillas y el lomo entero Lomarosa son candidatos perfectos para este tipo de preparación.

Horneado

El calor uniforme del horno crea una corteza en la parte exterior del cerdo, lo que ayuda a preservar sus jugos naturales y los nutrientes que contiene. Esto se traduce en un sabor mucho más concentrado que con otros métodos y evita la necesidad de usar grasas adicionales al momento de cocinar.

Es un método de cocción muy saludable y rico, que resulta en una pieza de carne con una mezcla de texturas únicas que todos apreciarán.

Frito

Las frituras, en moderación, son parte de una dieta balanceada y ciertos cortes de cerdo con alto contenido graso, como la panceta, las chuletas, la bondiola y el chorizo, son perfectos para este tipo de preparación. Esto se debe a que se cocinan en su propia grasa y no requieren aceites adicionales.

El secreto para que el cerdo frito quede en su punto es precalentar muy bien el sartén, de forma que dore el exterior de la carne desde el momento en el que entran en contacto. Así, los jugos quedan sellados en su interior.

La carne de cerdo también se puede freír sumergiéndola en abundante aceite. Al igual que en el método anterior, el secreto está en esperar a que el aceite esté bien caliente.

Hervido

Al hervir el cerdo, los tejidos duros que conectan las fibras musculares de la carne se rompen, lo que resulta en una carne mucho más suave, que absorbe con facilidad los sabores del liquido en el que se prepara. Una de las grandes ventajas de este método es que sirve como base para otros platos, ya que la carne hervida se conserva mejor y es mucho más suave.

El agua utilizada para hervir cortes ricos en colágenos, como las pezuñas, sirve para espesar y dar sabor a salsas y guisos.

Del campo a la mesa

Campo bien hecho, cerdos bien criados.

Para nosotros, el cuidado de los cerdos es mucho más que un negocio. Entendemos que, para que la producción sea más favorable, debemos velar por el bienestar de los animales, su salud, su alimentación y mantener unas estrictas normas de cuidado que nos ayuden a optimizar los recursos y a preservar la calidad del ganado.

Estos son los pilares de nuestro modelo de trabajo:

Alimentación balanceada

La alimentación de los cerdos influye enormemente en su desarrollo y la calidad final de su carne. Por eso, dependiendo de su etapa de desarrollo, nuestros cerdos son criados con concentrados específicos, que garantizan todos los nutrientes que el animal necesita para crecer saludable.

Entornos adecuados y seguros

Nuestros espacios están acondicionados para la comodidad y limpieza de los animales. Trabajamos mucho en ofrecer áreas favorables para su cuidado, donde se sientan cómodos y donde puedan mantenerse hidratados cada vez que lo necesiten, además de tener fácil acceso a la alimentación.

Prevención, diagnóstico y tratamiento sanitario

La salud animal y la humana están estrechamente relacionadas, especialmente si se trata de animales para consumo. Por eso, trabajamos incansablemente para prevenir brotes de enfermedades al mantener espacios y animales limpios, implementar calendarios de vacunación oportunos y vigilar atentamente la salud de cada cerdo.

Espacio y compañía para expresarse

Los cerdos son animales sociales, que necesitan compartir para sentirse tranquilos. Nuestras granjas cuentan con espacio suficiente para que los cerdos puedan desarrollarse y actuar plenamente de acuerdo a su naturaleza.

Sin miedos ni maltratos

El estrés físico o mental puede impedir el desarrollo de los cerdos, ya que obstruye la producción de hormonas benéficas en su organismo. En Lomarosa, evitamos cualquier tipo de estrés que pueda inhibir el estado fisiológico natural del cerdo, como el miedo o el dolor.


Mis pedidos